Imprimir
Visto: 3493

Hasta el 10 de abril se exhibe en la planta baja de Factoría Habana la muestra «Rojo verdoso» del grupo The Merger, en la cual mediante la escultura se recrean objetos mundanos a gran escala, en un discurso metafórico que alude a los procesos sociales.

The-merger más que intentar conquistar un universo diferente en el arte cubano contemporáneo está decretando un espacio «otro» donde no hace falta decir nada, donde no se precisa ir más allá, porque la pieza silencia cualquier posible duda.

Una estructura funcional es aquella cuyas vértebras están perfectamente equilibradas y su rotación es siempre armónica. En un mundo tan competitivo como el actual crear en equipo constituye uno de los mayores retos y, sin embargo, The-merger no sólo ha logrado esa extraña fusión sino que también ha construido una exitosa empresa de arte.
La pulcritud, la policromía, la perfección del acabado, lo que da miedo manchar con el solo reflejo, la belleza del Narciso, la magnitud del que se sabe grande y hermoso... ese es el resultado del trabajo de Mario Miguel González (Holguín, 1969), Niels Moleíro Luis (La Habana, 1970) y Alain Pino (Camagüey, 1974), artistas provenientes de mundos completamente distintos. Esta simbiosis ha dado como frutos objetos mundanos que nos recuerdan al Pop de Claes Oldenburg, pero que a la luz de la postmodernidad, van más allá de una búsqueda banal de conceptos superfluos. La belleza per se, lo industrial y lo artístico perviven en estas obras concebidas para que el ser humano se sienta amenazado, empequeñecido, ante la dimensión de una mano, una cuchilla o un tacón.
Obras que podrían ser la ensoñación de Tarantino: la fantasía desbordada en un pintalabios que resulta un arma mortal o mariposas Monarcas que de-construyen un discurso migratorio. La atracción es inevitable, la seducción del espectador... inmediata. The-merger más que intentar conquistar un universo diferente en el arte cubano contemporáneo está decretando un espacio «otro» donde no hace falta decir nada, donde no se precisa ir más allá, porque la pieza silencia cualquier posible duda.
Factoría Habana exhibe la primera muestra en Cuba de The-merger: donde la estética se regodea en sí misma para forjar lo contemporáneo en una sinfonía a seis manos y detenernos ante un semáforo confuso entre lo rojo Verdoso.

María Lucía Bernal
Especialista de Factoría Habana

 

Imagen superior: Forum. Poliester, Fibra de vidrio policromada y neumáticos. 2009. Imagen inferior: Cortes y puntadas. Acero inoxidable. 2009. A la derecha: Sin título. De la serie Presa. Acero policromado. 2010.