Imprimir
Visto: 2315

Con las notas de nuestro Himno Nacional, interpretadas por el Conjunto de Música Antigua Ars Longa, dio comienzo, en su Aula Magna, el acto de inauguración del curso escolar 2011-2012 del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana.

Para todos es necesaria la sabiduría, la prudencia, el sentido común, y sobre todo la cultura, para sostener firmemente las riendas del Estado o de cualquier institución, aseguró Eusebio Leal Spengler, Maestro Mayor del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana durante la inauguración del curso académico 2011-2012.

Con las notas de nuestro Himno Nacional, interpretadas por el Conjunto de Música Antigua Ars Longa, dio comienzo, en su Aula Magna, el acto de inauguración del curso escolar 2011-2012 del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana.
Presidieron el encuentro – en el que estuvieron presentes miembros del Claustro del Colegio y los estudiantes de la carrera de Preservación y Gestión del Patrimonio Histórico-Cultural, acicalados todos con el vestuario de antaño de la universidad: togas, birretes y medallas – Miguel Díaz Canel, Ministro de Educación Superior; Doctor Gustavo Cobreiro Suárez, Rector de la Universidad de La Habana y miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; Doctor Homero Acosta, Secretario del Consejo de Estado; Doctor Félix Julio Alfonso López, Coordinador Asistente del Colegio Universitario San Gerónimo, y el Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana y Maestro Mayor de la citada Casa de Altos Estudios.
Al hacer uso de la palabra, el Doctor Félix Julio Alfonso expresó que el Colegio abre sus puertas hoy a un total de 94 estudiantes-trabajadores, distribuidos en los diferentes años de enseñanza; un ciclo que culminará con los futuros graduados, por primera vez en Cuba, en arqueología, gestión urbana, gestión socio-cultural y museología. Todos ellos contarán para su aprendizaje con un escogido grupo de profesores, la mayoría con altos grados científicos y académicos, y con vasta experiencia en sus campos de estudio e investigación.
Asimismo, los alumnos contarán – al decir de Alfonso – con todas las herramientas académicas y materiales necesarias para el aprendizaje: modernos laboratorios de idioma y computación, de ciencias y restauración, así como una nutrida biblioteca, entre otros medios.
Por su parte, el Historiador de la Ciudad aseveró que «nos encontramos reunidos para darle cimiento al comienzo de un nuevo curso» donde no hay espacio para la mediocridad, el silencio, la falta de asiduidad, y sí para «el decoro en el vestir, las buenas costumbres, la manera cortés y amable de dirigirse a los superiores, la pulcritud que genera en la sociedad el estado de orden y la ilusión de que es posible una utopía educacional, una base jurídica, un concepto de nación, de país, al cual todos aspiramos y en cuya construcción nos hemos empeñado a lo largo de muchos años».
«Martí nos hablaba – sentenció Leal – de los necesarios extravíos que atraviesa un pueblo cuando busca estos altos objetivos. Cuando vamos venciendo cada uno de ellos, va apareciendo, en su total magnitud, el legado de los que nos precedieron en el tiempo. Cada día los retratos de uno y otro, de una y otra, van apareciendo jalonando las aulas del Colegio. Los nombres de aquellos profesores de profesores, maestros de maestros, honran cada una de las aulas, y tratan de ser mentores o mentoras; tratan de ser, sobre todo, ejemplo válido e imperecedero».
De igual forma, aseguró que para todos es necesaria la sabiduría, la prudencia, el sentido común, y sobre todo la cultura, para sostener firmemente las riendas del Estado o de cualquier institución. «Hoy, al comenzar el curso, nos complace que, venciendo infinitas dificultades, lo hacemos, y viendo el Claustro vestido con sus togas, cada cual con los colores que representa su especialidad – la arquitectura, la ingeniería, la filosofía, las humanidades, las artes – vemos que en esa pluralidad, en ese discurso de todos somos uno y uno para todos, está verdaderamente la certeza de un futuro que ha de ser para nuestra patria, si nos lo proponemos, el futuro mejor», concluyó Leal.
Para finalizar el acto, se hizo entrega de los certificados acreditativos del Diplomado Pre-Doctoral en Patrimonio Musical Hispano a los que vencieron este curso, así como a aquellos que culminaron el Diplomado Pre-Doctoral en Gestión y Preservación del Patrimonio.

La inauguración estuvo presidida por Homero Acosta, Secretario del Consejo de Estado; Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana y Maestro Mayor del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana; Miguel Díaz Canel, Ministro de Educación Superior; Gustavo Cobreiro Suárez, Rector de la Universidad de La Habana, y Félix Julio Alfonso López, Coordinador Asistente del Colegio Universitario. (Imagen superior, de izquierda a derecha).
Durante la ceremonia intervinieron Leal Spengler, en calidad de Maestro Mayor (imagen izquierda), y Alfonso López (imagen derecha).

Yoel Lugones
(Tomado de Habana Radio
)