Imprimir
Visto: 2694

Hoy viernes 16 de septiembre, el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, presentó el más reciente número de Opus Habana (Vol. XIII, no. 3, feb./jul. 2011) en el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana.

La presentación tuvo como nota de color la asistencia de un grupo de alumnos de la escuela Jose Antonio Maceo, incluida la niña Johanjeth Ferro Lago, autora del dibujo de reverso de portada de esta edición.

La apertura de la muestra «Luis Enrique Camejo, once pinturas en La Habana Vieja», resultó hoy el preámbulo de la presentación de la más reciente entrega de Opus Habana (Vol. XIII, no. 3, feb./ jul. 2011), cuya obra de portada fue realizada expresamente por este joven artista cubano.
«En este número se reúnen muchas emociones, porque está dedicado a una personalidad de la cultura cubana y una entrañable amiga, que es Nisia Agüero», expresó el Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler, en la velada que tuvo lugar en el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana.
También significó la trascendencia de que se incluyera la obra de Camejo cuyo leiv motiv es el malecón habanero, «línea casi romántica que un poeta llamara el sofá de La Habana», a la vez que agradeció la presencia de «una verdadera multitud de amigos de la Oficina del Historiador y de Opus Habana».
A la Camerata Vocal Sine Nomine, que dirige Leonor Suárez Dulzaides, correspondió el momento musical de la tarde, colofón de la velada. Por do començare de Pedro Guerra, Alfonsina y el mar de Ariel Ramírez, en versión coral de Michel Rivero, y el popular Manisero de Moisés Simons, adaptada por Eduardo Sarmiento, fueron los temas interpretados.
Con anterioridad, en la galería del patio del Palacio de Lombillo —sede de la redacción de Opus Habana— quedó inaugurada la exposición «Once pinturas en La Habana Vieja» que hace un breve recuento de las principales vertientes que ha desarrollado Camejo en los últimos años.
Justamente, un detalle de un cuadro de la serie «Malecón» (2011) es la portada de este número, el 41 en orden consecutivo de la revista, que viera la luz en 1996.
Dedicada a la gesta rehabilitadora del Centro Histórico, abre sus páginas con las habituales palabras del Historiador de la Ciudad, en esta ocasión dedicadas al medio milenio de Baracoa, la Ciudad Primada de Cuba.
«Con este número, Opus Habana se suma a los homenajes tributados a la primera villa cubana: Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa. Fundada el 15 de agosto de 1511 en el extremo oriental de la Isla, dicha ciudad cumple este año su 500 aniversario», expresa Leal en el texto.
El artículo primero, titulado «Como celeste velo», despeja incógnitas sobre el nacimiento de la enseña nacional, cuyos exponentes originales se conservan en la Sala de las Banderas del Museo de la Ciudad.
La sección Entre cubanos está dedicada a Nisia Agüero, reconocida como una de las más prestigiosas promotoras de la cultura cubana, quien habanera de nacimiento, habla con deleite sobre La Habana de sus años juveniles.
Al Museo Napoleónico, único de su tipo en América Latina —tanto por la amplitud y diversidad de sus colecciones, como por el valor de estas— se dedican varias páginas que dan cuenta de la reapertura de esta institución de la Oficina del Historiador.
En El artista y la ciudad, el investigador José Veigas emprende un recorrido por la percepción del malecón habanero como espacio urbano en las artes plásticas cubanas durante el siglo XX, hasta resaltar la peculiar cosmovisión del pintor Luis Enrique Camejo.
Por su parte, Margarita Pearce en su trabajo «La magia del lutier» refiere que hasta el momento, con la asistencia de maestros extranjeros, los luthiers cubanos han construido tres violines y una viola, todos modelo Stradivarius.
Otros artículos incluidos son: «Capablanca en el mundo»; «Mario Calvino, su huella indeleble» y «Bahía de La Habana, centrando una idea de intervención». También, el homenaje a Emilio Roig de Leuchsenring, con la publicación de su artículo de costumbre «Motivos de carnaval. El reinado de Momol». Por último aparece el Breviario, espacio dedicado a difundir las claves culturales en el Centro Histórico.

En la imagen de la izquierda, el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, y Argel Calcines, Editor general de la revista Opus Habana, durante la presentación del número 41 de la publicación, en el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana. A la derecha, el Camerata Vocal Sine Nomine que interpretó, al cierre, tres obras musicales.