Imprimir
Visto: 2809

Situado junto al litoral habanero, este espacio abrió sus puertas a los amantes de la artesanía artística.

Los artesanos de la ciudad tienen aquí, en el Centro Cultural Antiguos Almacenes San José, un sitio ideal para exponer y comercializar sus obras, mientras por antiguas líneas férreas rescatadas por los arqueólogos, un ferrocarril brindará la posibilidad de realizar un mágico recorrido por la Alameda de Paula, calificada por el ilustre músico y compositor Gonzalo Roig: «la excelente, la maravillosa, la excelsa Alameda».

Con un área de casi 9 500 m2 en la planta baja, y unos 18 000 de superficie útil, si se suman ambos niveles, este Centro Cultural ofrece nuevas condiciones para la venta y exposición de artesanías, además de constituirse como un sitio ideal para los paseos familiares.

La promoción y disfrute de genuinos valores de nuestra cultura, junto a loables esfuerzos destinados a la preservación del medio ambiente capitalino, constituyen objetivos esenciales de los proyectos desarrollados en áreas del puerto de La Habana por la Oficina del Historiador de la Ciudad.
Diversas instalaciones que, a lo largo del tiempo, estuvieron destinadas a labores comerciales y productivas vinculadas al quehacer portuario, ceden ahora su espacio al arte y el sano disfrute de los pobladores de la urbe. Desde el primero de noviembre de 2009, los antiguos almacenes San José —situados junto al litoral habanero— abrieron sus puertas a los amantes de la artesanía artística.
Considerado el más añejo existente actualmente en el puerto habanero, este muelle ofrece una hermosa panorámica del interior de la Bahía de La Habana, que ya puede ser apreciada por visitantes cubanos y foráneos deseosos de compartir, junto al mar y las brisas que le pertenecen, momentos literalmente excepcionales.
Construidas en 1885 con las más novedosas tecnologías de la época, sus instalaciones muestran hoy una estructura de acero perfectamente conservada y renovada tras un minucioso proceso de restauración.
Los artesanos de la ciudad tienen aquí, en el Centro Cultural Antiguos Almacenes San José, un sitio ideal para exponer y comercializar sus obras, mientras por antiguas líneas férreas rescatadas por los arqueólogos, un ferrocarril brindará la posibilidad de realizar un mágico recorrido por la Alameda de Paula, calificada por el ilustre músico y compositor Gonzalo Roig: «la excelente, la maravillosa, la excelsa Alameda».
Esculturas de renombrados artistas recrearán en lo adelante los ojos y la imaginación de quienes emprendan esta aventura en pleno siglo XXI por emblemáticos lugares, favoritos de las familias que habitaron la otrora villa de San Cristóbal de La Habana.  
Teatro, exposiciones, música, agradables espacios para el diálogo, y bellos y funcionales mercados de artesanía artística forman parte de este proyecto que, desde el presente, contribuirá a enaltecer la belleza de la ciudad y a un armónico enriquecimiento espiritual y ambiental de quienes estamos llamados a amarla y cuidarla cada día más.
La reapertura de los antiguos almacenes San José, devenidos hermoso Centro Cultural, es sólo el preámbulo de una obra mayor que devolverá vida y esplendor a cada uno de los edificios y rincones de la Avenida del Puerto, la privilegiada arteria capitalina que nos regala, a cada paso, irrepetibles imágenes de la Bahía y las fortalezas que escoltan una ciudad fundada hace 490 años.

Ángel Félix Ferrera
Periodista

Los antiguos almacenes fueron aprovechadas para acoger en sus áreas a los artesanos que antes ocupaban un espacio al aire libre frente al Seminario de San Carlos y San Ambrosio. En este nuevo lugar, varios servicios garantizan la complacencia de los visitantes, quienes tienen acceso a un local para el cambio de monedas, baños, cafeterías, oficina administrativa, servicios de ETECSA y, en un futuro inmediato, a tiendas y restaurante.