Imprimir
Visto: 3100
 Las bondades naturales de la rada habanera y la intensa actividad de los armadores en sus astilleros particulares, no escaparon a la acuciosa mirada de los visitantes que —allende y aquende los mares— escribieron pintorescas crónicas destinadas a saciar la curiosidad de los lectores europeos.
La literatura hecha por los cronistas de Indias ofrece «una divina trinidad temática»: La Habana, su puerto y la construcción naval.
 
La villa San Cristóbal de La Habana —desde su fundación— y particularmente el Puerto de Carenas, no solo brindaron resguardo a las flotas del asedio pirático o de las devastadoras consecuencias de Nortes y huracanes, sino también vituallas y mantenimiento a los navíos de la Carrera de Indias. La incipiente industria de construcción y carena de bajeles demandó de los servicios de un cuerpo de carpinteros de ribera, artesanos y calafates, en su mayoría provenientes de España, así como la tala y el acarreo de los notables recursos forestales que, por entonces, circundaban la floreciente urbe.
Las bondades naturales de la rada habanera y la intensa actividad de los armadores en sus astilleros particulares —situados en las márgenes del canal de entrada— no escaparon a la acuciosa mirada de los visitantes, que allende y aquende los mares, escribieron pintorescas crónicas destinadas a saciar la curiosidad de los lectores europeos, aunque José Comas en El mundo pintoresco afirme: «No hay pluma que pueda describir el magnífico panorama que desde el puerto y a vista de pájaro ofrece la capital de Cuba». 1
 
 
Sin lugar a dudas «…el Puerto no solo es el mejor de toda América, sino del mundo; pueden estar en él mil navíos desarmados con toda seguridad. Su entrada es por un canal de casi media milla de largo muy estrecho, y de difícil entrada por estar defendido, y al final del Puerto tiene otra Bahía pequeña con una isleta á la parte oriental. A la entrada del canal hay varios castillos bien guarnecidos de artillería, el principal es el del Morro, que se llamó antes de los Tres Reyes, y construyó el célebre ingeniero Juan Bautista Antonelli, el año de 1584 á la parte oriental de la entrada, con una plataforma y batería en lo baxo, á flor de agua, de 12 cañones de á 36, 2 llamados los 12 Apóstoles: á la parte de la Ciudad, y el puerto de enfrente del referido, está el fuerte de San Salvador de la Punta construido al mismo tiempo que el otro, y dentro de la Población y extremidad del canal que mira al Puerto el castillo de la Fuerza en que habita el Gobernador y es obra del alcayde Mateo Aceytuno el año de 1544.
  
 «Copia (...) del plano del puerto y villa de la Havana, sacado del derrotero de la navegación de España a las Indias (...) hecho por un piloto portugues (...) Carga-patache, copiado en 1660 por Cristóbal de Uxedo. Sacado del códice existente en la Rl. Academia de la Historia, dr. Domingo del Monte en Madrid a 16 de abril de 1847 para las Memorias de la Rl. Sociedad Económica de la Habana».
Cita de: Descripción de las islas de Indias. Manuscrito en folio, existente en la biblioteca de la Academia de la Historia de Madrid. En: Memorias de la Sociedad Económica de Amigos del País. Habana (4a. Serie) no. 1, t.5. p. 128-130.
«Sobre las excelencias de este Puerto tiene la de un excelente astillero en el que se construyen continuamente navíos para la Real Armada, y para el comercio, de las mejores maderas que se conocen, y por eso hay en él un Departamento de Marina, cuyo comandante es un oficial general, y manda la Esquadra que de ordinario se mantiene allí con el nombre de Armada de Barlovento, para seguridad de aquellas Costas, y conducir los situados de la Vera-Cruz á esta y las demás Islas. El comercio de este Puerto, que es el mas considerable de la América se ha dividir en el general que hace la Isla de Cuba, y que hemos tratado en este artículo, y en el particular de él, donde concurren todas las embarcaciones de los Puertos de Tierra-Firme y Nueva España, que hacen escala allí para navegar á Europa, y rara vez dexa de haber 40 ú 50, y el tiempo que permanecen hay un continuo tráfico, y era mucho mayor quando había flotas para Nueva España y galeones para Tierra-Firme, que se juntaban para salir por el mes de Septiembre, como tiempo mas oportuno para embocar el canal de Bahamas».3
«La Habana es el almacén de las riquezas de la América a causa de su ubicación, de la grandeza y la comodidad de su Puerto que puede contener mas de mil navíos. Es el lugar ordinario de reunión de las flotas de España que deben regresar a Europa y está defendido por tres Fuertes». 4
 
 
«Pero La Habana es la primera ciudad comercial de toda la isla y donde se construyen los navíos. Es una gran y bella ciudad donde hay veinticinco mil habitantes. Todos los navíos que van o vienen de España atracan en su puerto. Su comercio se extiende a todo el Continente, a Campeche, a la Nueva España, a la Florida, etc. Hay en su distrito muchos pequeños pueblos, ciudades y villas. Siempre hay una buena guarnición en la ciudad y en tres fuertes de los cuales dos defienden el Puerto y la otra domina sobre la ciudad y el Puerto». 5
«Encima de este morro está una torrecilla blanca, que de alto mar parece una nao, que va á la vela, donde residen las guardas y centinelas que guardan el puerto, y es baja de poco agua (…) Este puerto y pueblo de S. Cristóbal de la Habana (…) Es el mas cursado puerto de nuestras naos de todos cuantos hay en las Indias; porque viene aquí a hacer escala, tomar agua y leña y mantenimientos casi todas las naos que vienen a España de casi todas las partes de las Indias. Hay en el de ordinario hasta 150 vecinos que los mas de ellos parecen vivir del hospedaje que hacen á los que por allí pasan, y asimismo de su labranza y crianza, y otros de algún comercio y contratación que tienen». 6
«Cuando la flota se encuentra en la bahía los víveres se tornan excesivamente caros y la moneda abundante, de tal manera, que un español exige media Pieza de a ocho al día por un esclavo hombre y un cuarto por una mujer». 7
 
 
«Cuba es una de las principales islas de las Indias (…) y tiene La Habana, uno de los más hermosos y seguros puertos del mundo a resulta de su estrechez, flanqueado en ambos lados con fuertes torres y una ciudad inexpugnable donde las Flotas del Perú y Nombre de Dios llegan por provisiones». 8
«En la parte de la bahía, y frente a la Ciudad, fe venera el Santuario de Nuestra Señora de Regla, muy frequentado por los navegantes, como la Iglefia del Santo Chrifto del Buen Viage (…) Junto al Caftillo de la Fuerza, en un playazo que hace, fe han construido varios Baxeles, con gran comodidad, porque el parage  la ofrece…» 9
«Las casas son hermosas aunque bajas; las iglesias magníficas. Contiene cerca de 15 000 habitantes, una parte de los cuales están empleados en los astilleros que desde tiempo muy atrás fueron instalados por el Gobierno para la construcción de barcos de guerra: ellos traen los mástiles, hierro y la cordelería de Europa». 10
 
 
Resulta irrebatible que la literatura hecha por los cronistas de Indias ofrece «una divina trinidad temática»: La Habana, su puerto y la construcción naval. Lo cierto es que, las condiciones naturales de la rada, con un estrecho canal de entrada y una bahía de bolsa —resguardada a barlovento por un amplio farallón—, permitió que el ingenio humano utilizara dichas circunstancias en su beneficio y edificara un sólido sistema defensivo en su entorno.
La seguridad, a su vez, dio paso a las labores del comercio «inter mundos», que tuvo como elemento capital para el trasporte de hombres y cargas la utilización de bajeles. Fue necesario entonces implementar la creación de astilleros y careneros que, en un principio, brindaron mantenimiento y luego asumieron el reto de la construcción naval al amparo del Puerto de Carenas.

1  Comas, José. El mundo pintoresco. Barcelona, Biblioteca Ilustrada de Ambos Mundos, 1868. p. 176
2  Cañones de a 36, se refiere al calibre de las piezas de artillería dado en libras, medidas francesas adoptadas por la Real Armada española.
3  Alcedo, Antonio de. Diccionario geográfico-histórico de las Indias Occidentales o América: es á saber: de los Reynos del Perú, Nueva España, Tierra Firme, Chile, Nuevo Reyno de Granada. Con la descripción de sus provincias, naciones, ciudades, villas, pueblos…Madrid, Impr. De Benito Cano, 1786-1789. T.2. pp. 352-354.
4  Bossu, Jean Bernard. Nouveaux voyages aux Indes Occidentales. Amsterdam, chez D. J. Changuion, 1769. p. 16.
5  Coreal, Francisco. Voyages des François Coreal aux Indes Occidentales. Amsterdam, J. E. Bernard, 1722. p. 9.
6  «Descripción de las islas de Indias. Manuscrito en folio existente en la biblioteca de la Academia de la Historia de Madrid». En Memorias de la Sociedad Económica de Amigos del País. Habana (4ª. Serie) no.1, t.5. pp. 128-130.
Gazaettiere Americano. In Livorno, Coltellini, 1763, p.71.
8  Le Blanc, Vincent. The World Surveyed. London, John Star-Key, 1660, p. 336.
9  Rivera Marquez, Pedro de. Directorio marítimo. Instrucción y práctica de la navegación. Madrid, 1728, p. 112.
10  The Present State of the West-Indies containing an Acurate Description of what parts are possessed by the several powers in Europe…London, R. Baldwin no.47, Pater-Noster-Row, 1778, p. 39.
Sánchez Robert, Siomara. La Habana, puerto y ciudad, historia y leyenda. Ediciones Boloña. La Habana. 2001.

Saga de bajeles construidos en arsenal habanero (continuación):
Navío Santa Teresa de Jesús (segundo Dragón) 64 cañones. 1745-1783, naufragó en los arrecifes Mujeres.
Navío San Francisco de Asís (segundo Nueva África) 70 cañones. 1746-1748, naufragó tras el combate contra Charles Knowles en la costa norte de La Habana.
Navío Santo Tomas (Vencedor) 70 cañones. 1746-1750, ardió accidentalmente en El Ferrol.
Fragata Santa Rosalía (Flora) 1747-?
Navío San Lorenzo (Tigre) 70 cañones. 1747-1762, pasó a los ingleses
Navío San Alejandro (Fénix) 80 cañones. 1749-1780, capturado por los ingleses.
Navío San Pedro (Rayo) 80 cañones. 1749-1805, se fue a pique en la Batalla de Trafalgar.
Navío San Luís Gonzaga (segundo Infante) 70 cañones. 1750-1762, pasó a los ingleses.
Navío Santiago el Mayor (segundo Galicia) 70 cañones. 1750-1797, se excluyó en Cádiz.
Navío Santa Bárbara (segundo Princesa) 70 cañones. 1750-1780, capturado por los ingleses.
 
Fernando Padilla González
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Opus Habana