Luego de unos quince años sin exponer en Cuba, Moisés Finalé acaba de irrumpir en el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana con la muestra «Herido de Sombras», que remite a la más pequeña de las obras expuestas: una tela 100 x 73 cm, pintada en acrílico.
 Gracias a la muestra «Voces del Silencio», que estuvo expuesta hace ya unos meses en el Museo Nacional de Bellas Artes, el público habanero pudo deleitarse con la obra del pintor Cosme Proenza: un conjunto de visiones que son un verdadero derroche de sensualidad y manierismo.
 La aparición del libro Tántalo frente al estanque. La pintura de Arturo Montoto, con ensayo de Rufo Caballero, constituye uno de los aciertos editoriales de 2002, al combinar excelencia gráfica y rigor interpretativo en el acercamiento a uno de los pintores más sugerentes de la Cuba actual.
 La tentadora oferta de Ángel Ramírez (La Habana, 1954) de saborear café en una galería de arte mientras se decodifican los símbolos de sus propuestas iconográficas, ha reafirmado lo singular de su obra dentro del heterogéneo panorama de la plástica cubana actual.