Imprimir
Visto: 3211
 Invitado por el director italiano Claudio Abbado, el Conjunto de Música Antigua Ars Longa (Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana) inaugura este viernes el Primer Festival Gesualdo Hoy en la Iglesia de San Michele de Potenza (región Basilicata).
Ars Longa interpretará Antico e Nuovo Mondo, un programa que combina madrigales de Carlo Gesualdo, Luca Marenzio y Monteverdi con la música compuesta en la América colonial.

 Organizado por el Ateneo Musica Basilicata, el Primer Festival Gesualdo Oggi (Gesualdo Hoy) se desarrollará en esa región italiana del 23 al 28 de octubre.
En las notas al programa explica Dinko Fabris, musicólogo a cargo de este proyecto artístico, que «el evento se deriva de la propuesta de retomar la obra de Carlo Gesualdo (Natural de Venosa, provincia Basilicata) lanzada un año atrás por Claudio Abbado en ocasión de recibir el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Potenza.
«A partir de entonces, ha sido creado el Istituto di Studi Gesualdini, un master universitario en música antigua y el Festival Gesualdo que se inaugura con un proyecto artístico inusual sugerido por el propio Abbado: el primer conjunto de instrumentos antiguos de Cuba, Ars Longa, presentará Antico e Nuovo Mondo, un concierto que comparte los madrigales de Carlo Gesualdo, Luca Marenzio y Claudio Monteverdi con la música compuesta en la América colonial».
Nacido en Milán en 1933, Claudio Abbado dirigió La Scala desde 1968 a 1986. A partir de ese último año —y hasta 1991— condujo la Orquesta Filarmónica de Viena, con notables producciones como Boris Godunov de Mussorgsky y Fierrabras de Schubert.
Él también fue el principal conductor de la Orquesta Sinfónica de Londres (1979-1987) y en 1989 sucedió a Herbert von Karajan como principal conductor de la Filarmónica de Berlín, puesto con el cual se retiró en 2002.
Además del repertorio clásico, Abbado ha sido un gran promotor de la música contemporánea (Schoenberg, Stockhausen, Luigi Nono...), así como un gran impulsor de los talentos jóvenes.
Su pasión por Cuba viene de años atrás, cuando en 1999 visitó la Isla con la orquesta juvenil Gustav Mahler, que él creara en 1986.
Desde entonces, cautivado por el talento de los estudiantes cubanos, ha recabado la donación de instrumentos, partituras y otros accesorios para el Ministerio de Cultura de Cuba con el fin de cooperar con la enseñanza musical en la Isla.
Su encuentro con Ars Longa se produjo a principios de este año en La Habana, durante la ceremonia de entrega del título de Doctor Honoris Causa que le concediera el Instituto Superior de Arte.
Allí, durante la gala artística ofrecida por el Conjunto Ars Longa en el salón de actos de la más prestigiosa escuela de la música cubana, el maestro Abbado concibió el proyecto de unir la música de Gesualdo a los intérpretes cubanos.
 «Se trata —argumenta Dinko Fabris profesor de la Universidad de Potenza— de una propuesta totalmente nueva de interpretación de la música de Gesualdo que, exponente de la cultura artística del viejo continente, es vista a través de la fresca energía de músicos que pertenecen a una cultura aparentemente lejana pero también estrechamente ligada a la Europa del Renacimiento».
Y agrega el musicólogo: «El proyecto de Claudio Abbado nació probablemente de una personal desilusión auditiva, derivada de la escucha de gran parte de la tentativa de restituir en nuestros días —en concierto o grabaciones— el arte supremo de los madrigales excepcionales de la época de Gesualdo, por parte de valiosos conjuntos actualmente en auge en el mundo occidental. Observando a Cuba, por ejemplo, a la poco frecuente habilidad de los jóvenes intérpretes de Ars Longa de cantar y tocar la viola da gamba, Abbado ha pensado que aquella era la más admirada característica interpretativa de las célebres Damas de Ferrara, que encantaron e influenciaron además de Gesualdo a otro de sus predilectos: Luzzasqui».
Desde su llegada a Potenza el maestro Abbado ha seguido personalmente la preparación y realización musical del concierto interactuando con los músicos en los ensayos de Ars Longa. También el conjunto de la Oficina del Historiador de la Ciudad ha recibido clases de Claudio Dall’Albero, profesor de música y dirección coral del Conservatorio Santa Cecilia de Roma y especialista en la obra de Luca Marenzio.
En estos intercambios se ha hecho énfasis en el concepto vocal de emisión del sonido en el siglo XVI, la pronunciación del italiano, la relación de equilibrio entre voces e instrumentos y las dificultades de afinación; por ejemplo, en la contrastante armonía del V Libro de Madrigales de Gesualdo. El Festival Gesualdo incluye además una segunda presentación de Ars Longa en la ciudad de Matera (que será transmitida en vivo por la radio italiana), la interpretación integral del I Libro de Madrigales de Gesualdo a cargo del ensemble Dame di Ferrara que dirige Sergio Vartolo, un concierto del organista Liuwe Tamminga (Holanda) con instrumentos históricos de la región, la fiesta renacentista La Question de Amor que estará animada por la compañía de danza La Chirinata, así como conferencias y presentaciones de discos como el Cancionero Musical de Gaspar Fernández que grabara Ars Longa en 2003, bajo la dirección de Teresa Paz, para el sello discográfico K617.
Este concierto italoamericano de Ars Longa, además del Festival Gesualdo, será presentado en Lecce, Bari, Roma y Boloña. De manera que, el IV Mes del Barroco Latinoamericano organizado por Le Couvent, Centre Internacional des Chemins du Baroque (Francia) y la Oficina del Historiador de la Ciudad extiende su alcance más allá de los Alpes, fundiéndose con la iniciativa del Maestro Abbado y la gestión del Ateneo Musica Basilicata.