Imprimir
Visto: 3735
 Fundada en 1993 por Alina Orraca, Schola Cantorum Coralina celebra este año su X Aniversario, al cual arriba con una intensa trayectoria que incluye seis discos y un sinnúmero de conciertos dentro y fuera de Cuba.
La Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís sirvió de escenario al concierto de esta agrupación para celebrar este aniversario y conmemorar —a la vez— los 80 años de vida de su invitado especial: Luis Carbonell.

 Tal presentación tuvo lugar el 16 de mayo en el contexto de la séptima edición del Cubadisco 2003. Momento especial de la jornada fue la interpretación conjunta —en las voces de Coralina y Carbonell— de los estrenos Nadie lo tiene, de Harold Gramatges, y el poema Puedes de Nicolás Guillén. A ellos siguieron el Son No. 6, de Calixto Álvarez, con textos también de Guillén; y Areniyeo, de Roberto Varela, junto al poema Caridá de Marcelino Arozarena, piezas con las que Schola Cantorum Coralina homenajeó a estos tres grandes maestros de la música cubana.
La musicóloga y directora ejecutiva de Cubadisco, Cary Diez, al hacer la presentación oficial del espectáculo, puntualizó que «la séptima feria del Cubadisco ha querido honrar a estos tres grandes maestros —Harold Gramatges, Roberto Varela y Calixto Álvarez— que han dedicado su vida a enaltecer la música cubana, así como a Schola Cantorum Coralina en su X Aniversario».
Del CD Cánteme, grabado por este coro en 2001 en los estudios Abdala, con arreglos vocales a canciones de Silvio Rodríguez, se presentó el video clip «Venga la esperanza» —premio de Cubadisco en esta categoría— de los realizadores Alfredo Ureta y Margarita Moreno. Luego, en la última parte del programa, Schola Cantorum Coralina interpretó —entre otras— dos piezas de este CD: Quién fuera y La gota de rocío. Este concierto fue, además, el preludio al más reciente CD de la agrupación, De qué cantada manera (aún en proceso de producción y grabado en los estudios EGREM), dedicado a interpretar los poemas de Nicolás Guillén, a propósito de haberse celebrado, en 2002, el centenario de su natalicio.
Durante el 4 y el 15 de marzo, Schola Cantorum Coralina ya había iniciado las celebraciones por su X aniversario, al propiciar los cursos de perfeccionamiento que —en el Convento de San Francisco de Asís— impartiera Mike Brewer, director del coro Laudibus y del Coro Nacional de Jóvenes de Gran Bretaña.
Dirigidos a directores y cantores de coro, así como a estudiantes de dirección coral y canto, estos talleres culminaron con un concierto de Schola Cantorum Coralina que, bajo la batuta del maestro Brewer, se celebró en la propia Basílica Menor. Desde hace ya un tiempo, este templo habanero ha acogido a la agrupación de Alina Orraca durante sus ensayos.