Imprimir
Visto: 3373
 Cuando el Conjunto de Música Antigua Ars Longa interprete el Oratorio Sacro a la Pasión de Cristo Nuestro Señor en la recién restaurada iglesia de San Felipe Neri, será como tender un puente entre siglos y viajar con la experiencia musical en busca de una tradición tan incierta como probable.
Además de inaugurar el Segundo Festival de Música Antigua Esteban Salas, que se celebrará del 1 al 8 de febrero, el Oratorio Sacro… estrenará como sala de conciertos la otrora iglesia de San Felipe Neri, sita en Obrapía y Aguiar.

 «Quien canta ora dos veces», dijo San Agustín y, probablemente inspirados en esa sentencia teológica, en el siglo XVI los sacerdotes de la congregación de San Felipe Neri concibieron el oratorio, composición musical de asunto sagrado que combina arias, recitativos y corales.
Apenas se conservan oratorios en habla castellana, y no hay certeza de que alguna de esas piezas dramáticas se haya interpretado en La Habana, aún cuando se sabe que los padres oratorianos se instalaron en esta capital hacia 1666, erigieron su propio templo en 1693 y allí permanecieron hasta 1784, en que se marcharon misteriosamente de Cuba.
Y es que ese antiguo templo, ocupado sucesivamente por oratorianos, capuchinos y monjes carmelitas, fue vendido a una institución bancaria hacia 1924 y se estableció allí el Banco del Comercio, que en 1952 se fusionó con el Trust Company of Cuba. Aunque su torre fue demolida, se conservó su estructura general, incluida la cúpula. Así, en su interior coexisten la arquitectura religiosa y bancaria, a lo que se suma ahora la imprescindible para que funcione como sala de conciertos.
Junto a Ars Longa, actuarán allí el Coro Polifónico de La Habana y el Ensemble Vocal Luna, pues un oratorio «tradicionalmente es interpretado por grandes masas corales», según explicó a Opus Habana la musicóloga Miriam Escudero, coordinadora general del Segundo Festival Esteban Salas.
Sobre el tema de los oratorios disertará —como preámbulo a esta fiesta de la música antigua— la musicóloga española Dra. María Teresa Ferrer, en la conferencia «Espacios y personajes para los albores musicales del oratorio en España», prevista para el sábado 31 de enero, a las 2:00 pm, en el coro alto de la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís.
Dedicada a homenajear el centenario del natalicio de Alejo Carpentier —quien realizó una ardua labor como musicólogo en el rescate de la obra de Esteban Salas— esta nueva edición del Festival está organizada por la Oficina del Historiador de la Ciudad y su Conjunto de Música Antigua Ars Longa, con la colaboración de la Universidad de Valladolid (España); Le Couvent, Centro Internacional de los Caminos del Barroco (Francia); e importantes instituciones culturales de Inglaterra y Francia.
Auspician, además, este encuentro Air France, Caja Duero y la Asociación Musical Universitaria (Valladolid), agregó la coordinadora general del evento.
 Al igual que en el Primer Festival, celebrado en febrero del año pasado, en esta ocasión las sedes de los conciertos y talleres serán la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís y la Iglesia de Paula.
Es justamente a estos dos recintos a los que se une la sala de conciertos de la recién restaurada iglesia de San Felipe Neri que —según declaró el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, a la emisora Habana Radio— «va a dedicarse al arte lírico y operático, completándose de esta forma el triángulo creado con Paula, consagrada a la música antigua, y San Francisco a la coral
y sinfónica. Serán tres salas de conciertos espectaculares en el Centro Histórico (…)».