Como cada septiembre la antigua iglesia de San Francisco de Paula —Calle Paula No. 9 esquina a San Ignacio— es sede de las propuestas que nos trae Septiembre Barroco. Organizado por el Conjunto de Música Antigua Ars Longa, bajo la dirección de la maestra Teresa Paz, este evento pretende propiciar un acercamiento el mundo sonoro del período barroco. La cita, que tiene lugar del 2 al 30 del presente mes, abarca un repertorio con obras de importantes creadores de Europa y de la América virreinal. 

Hika por Takemitsu será el concierto que tendrá lugar mañana, sábado 23 de julio a las 7:00 p.m., en el edificio de Arte Cubano perteneciente al Museo Nacional de Bellas Artes. Organizada por la Oficina Leo Brouwer, la presentación tiene como propósito homenajear al compositor japonés Tōru Takemitsu, a dos décadas de su fallecimiento, con un repertorio que incluye obras del músico nipón y del maestro Brouwer. Las interpretaciones estarán a cargo de la flautista Niurka González,los pianistas Fidel Leal y Gabriel Chorens, el guitarrista Roberto Cano y la soprano Conchita Franqui.

En el contexto del Mes de la Cultura Francesa en Cuba, el próximo jueves 12 de mayo la Camerata Romeu presentará el concierto «Les nuits d’été», con la participación por primera vez en La Habana de la multipremiada soprano Barbara Hendricks. Otros invitados especiales son Magnus Lindgren (clarinete y saxofón) y Ulf Englund ( guitarrista). En la Basílica Menor de San Francisco de Asís, a las 6:00 pm., se escucharán, entre otras: «Les nuits d’été» de Héctor Berlioz (seis canciones basadas en igual número de poemas, tomados de La comedie de la mort de Théophlie Gautier); la Aragonesa y la Habanera de la ópera «Carmen» de George Bizet; «Les moulins de mon cœur» de Michel Legrand y «La vie en rose», de Edith Piaff.

Como un relevante aporte de la musicología a la investigación cultural en Cuba clasifica el libro Músicos de la Catedral de Santiago de Cuba. Siglos XVI-XIX, de la Editorial Caserón de la UNEAC que fue presentado el pasado martes en la Iglesia del Carmen, donde descansan los restos del presbítero Esteban Salas (1725-1803).