Imprimir
Visto: 3007

Con exposiciones y conferencias en las sedes del Museo de la Farmacia Habanera y las farmacias Taquechel y Johnson, fue celebrado en el Centro Histórico el Día del Farmacéutico Cubano.

Se eligió el 22 de noviembre Día del Farmacéutico en Cuba, en homenaje al natalicio de Antonio Guiteras Holmes, quien en 1927 se graduara de doctor en Farmacia en la Universidad de La Habana.

Aunque el 22 de noviembre es el Día del Farmacéutico en Cuba, en el Centro Histórico Habanero los agasajos por esta fecha se iniciaron desde el viernes 16 en el espacio La tarde de la infusión, que tiene lugar en el Museo de la Farmacia Habanera, otrora La Reunión.
Allí, la Dra.C. Milena Díaz Molina, del Instituto de Farmacia y Alimentos de la Universidad de La Habana, comentó sobre el insomnio y los psicofármacos ante los más de seis decenas de asistentes, quienes con posterioridad disfrutaron de temas del cancionero cubano interpretados por el pianista Yaymel Jorva Catty, integrante de la agrupación Alma Flamenca. Además pudieron apreciar la exposición «De los granos a las pesas va la historia de las balanzas» que, con curaduría de Lisset González Navarro, exhibe granatorios que se utilizaron entre los siglos XVIII y XX, un juego de ponderales –como aquellos que popularizaron los inspectores de farmacia hasta bien entrado el siglo XIX–, una caja de pesas y una balanza Roberval, que acercan al público moderno a los métodos de medición de antaño.
En la mañana del jueves 22 fue inaugurada la muestra transitoria «Formas galénicas o farmacéuticas», en la farmacia Taquechel.
En las palabras de apertura, la museóloga María Isabel Valdés explicó que el nombre de la exhibición se debe a la disposición individualizada a que se adaptan las sustancias medicinales para constituir un medicamento y que, entre las muchas clasificaciones existentes, se eligió para criterio de la muestra la vía de administración (oral, parenteral, tópica, rectal e inhalada) por ser la más empleada y útil desde el punto de vista de la medicina. De ahí que puedan observarse moldes de supositorios y un mortero del siglo XIX, frascos y recipientes que contienen disímiles fórmulas y remedios entre ellos la Piedra Divina, conocido como Piedra oftálmica; el jabón Raskeran, elaborado por el doctor Leocadio Cabrera para tratar afecciones de la piel; la pomada Estoraque también para curar enfermedades cutáneas; pastillas de Santonina para combatir las lombrices intestinales; polvos dentríficos; tintura de eucalipto para afecciones respiratorias; así como lavativas y un aparato de inhalación.
Esta velada tuvo como colofón una conferencia acerca del uso y las ventajas de las formas farmacéuticas, a cargo de Raimara González, museóloga de la en otros tiempos conocida como Droguería Johnson. Vale destacar que el público allí presente estaba constituido por parte de los miembros del antiguo gremio farmacéutico especialmente invitados a la conmemoración.
Justamente en el inmueble de esta farmacia de reciente reapertura, el Dr. Gregorio Delgado, historiador del Ministerio de Salud Pública, impartió la conferencia magistral Los doctores Johnson para la historia de la farmacia en Cuba.
Culminaron así en la parte más antigua de la ciudad los festejos en ocasión del 22 de noviembre, Día del Farmacéutico Cubano, fecha elegida en homenaje al natalicio de Antonio Guiteras Holmes, quien en 1927 se graduara de doctor en Farmacia en la Universidad de La Habana.

 

Karín Morejón Nellar
Opus Habana



Imágenes superiores: (Izquierda): La Dra.C. Milena Díaz Molina, del Instituto de Farmacia y Alimentos de la Universidad de La Habana, durante su conferencia El insomnio y los psicofármacos, pronunciada en el Museo de la Farmacia Habanera, otrora La Reunión. (Derecha): Vista de uno de los espacios de la Droguería Johnson en la que se rinde homenaje a los Drs. Manuel Serafín Johnson Larralde y Teodoro Agustín Johnson Anglada, «Fundadores de una de las farmacias más prestigiosas de Cuba», según reza en la infografía que allí se exhibe. Imagen del centro: Frascos y recipientes que contienen disímiles fórmulas y remedios conforman la muestra transitoria «Formas galénicas o farmacéuticas», abierta en la farmacia Taquechel. Imágenes inferiores, de izquierda a derecha: Fachadas del Museo de la Farmacia Habanera y las farmacias Johnson y Taquechel que conforman el conjunto de museos que atesoran el patrimonio farmacéutico habanero y del interior del país vinculado a la actividad científica, docente y comercial.