Imprimir
Visto: 4948
 Convertida en una gran instalación, la Sala Transitoria del Museo de la Ciudad acogió en la tarde del jueves 20 de noviembre la exposición «Perfumes y objetos Habana 1791», de la multifacética artista Zaida del Río.
La exposición –conformada por 10 instalaciones– representa mediante iconografías los atributos de las fragancias naturales, preparadas, en esta ocasión, por la perfumería Aromas Coloniales Habana 1791 de la Oficina del Historiador.

 La conjugación del aroma de las flores y las esencias naturales con la sugerente disposición de los objetos antiguos recreados con la pintura de Zaida trascendió al propio hecho plástico. Iluminada por la tenue luz de las velas, la muestra porta un aura mítica que invade todo el recinto.
Y es que la artista «ya es uno de los misterios de La Habana» aseguró el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, al dar la bienvenida a cientos de sus admiradores conglomerados en el patio central del otrora Palacio de los Capitanes Generales.
Como preámbulo a la exposición, la diva Bárbara Yánez, interpretó un Ave María que logró sorprender al auditorium. «Hacía mucho tiempo que en este lugar no se escuchaba una interpretación así», aseguró Eusebio Leal.
Las flores no sólo estuvieron presentes con sus aromas en la decoración de frascos, vestidos de novia, espejos, tocadores …, sino que constituyen un elemento reiterativo en cada obra y dieron nombre a casi todas las piezas de la muestra: Jazmín y Venus, La rosa y los maestros ascendidos, Las lilas y la época de la colonia, Hera y las gardenias, Los nardos y Jesucristo… Pareciera que Zaida del Río intenta transmitirnos con sus pinceladas una sensibilidad solamente digna de la suavidad y aroma de un pétalo de flor.En la puerta que da acceso a la pequeña salita de exposiciones se puede leer, entre otras, las palabras de Celia Sánchez que evocan la esencia de tales maravillas de la naturaleza: «Prefiero las gardenias del cabo y los romerillos, a los gladiolos».
Pero si el visitante continúa la lectura, encuentra: «Las flores son jeroglíficos de la naturaleza, nos dicen cuánto somos amados, su perfume es amor, que se ha vuelto visible…», en esta ocasión firmado por Yanelda Mendoza, especialista principal de la perfumería Aromas Coloniales Habana 1791.
Zaida del Río en estos momentos se encuentra enfrascada en un proyecto que incluye la moda y las joyas, en él la pintora deja su huella plástica en obras de orfebrería y sobre piezas de importantes diseñadores de vestuario. Este proyecto evidencia, una vez más, que en la obra de Zaida tienden a diluirse las fronteras entre las disímiles técnicas de las artes pláticas.