Semanario Revista Opus Habana Opus Habana. Semanario Digital.
CLAVES CULTURALES DESDE EL CENTRO HISTÓRICO
Vol. III, No.41/2006  
   Desde:
   2006-11-06 
  Hasta:
   2006-11-13  



     

Abelardo Estorino: miembro de la Academia Cubana de la Lengua
El escritor y teatrista Abelardo Estorino es el nuevo miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua, que proclamó tal decisión en sesión extraordinaria, pública y solemne efectuada en la iglesia de San Francisco de Paula durante la tarde del 6 de noviembre.

Por Redacción Opus Habana .
 ...  ampliar en este Semanario

( Leer esta información en: sitio web opushabana )


Un pequeño clásico de la historiografía habanera
En 1946 vio la luz La Habana de Velázquez, volumen considerado como el mayor aporte realizado por el paleógrafo español Jenaro Artiles en el campo de la historiografía habanera. Es un libro que plantea aspectos sobre la fecha y el lugar de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana, cuestiones aún sin aclarar.

Por Félix Julio Alfonso López .

Nuevo número de Opus Habana
Hoy, viernes, en el Palacio de Lombillo, se presentó el más reciente número de la revista Opus Habana (Vol. X, No. 2, nov. 2006-ene. 2007) que, en esta oportunidad, tiene una portada basada en un mural de dos artistas de la plástica cubana: Isavel Gimeno y Aniceto Mario. Al hablar, el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, calificó «de bellísimo trabajo» la obra de Isavel y Aniceto Mario.

Por Redacción Opus Habana .
Memorial del silencio
Con la colaboración de varias instituciones cubanas, el artista puertorriqueño Antonio Martorell exhibió en pleno Centro Histórico la muestra personal «El Caribe: Cementerio de Colón». Han pasado algunos años de su proyecto instalativo presentado en la Casa Simón Bolívar, institución que ganó en solemnidad y atmósfera sobrecogedora en los espacios donde se homenajeó a la identidad caribeña de esta Isla.

Por Tomado de Opus Habana, Vol. III, No. 1, 1999, Breviario. .
( Leer esta información en: sitio web opushabana )

De cómo las cubanas de fines del siglo XVII se desteñían, con otros muy interesantes detalles...
A partir de los trabajos publicados en el volumen Ensayos Literarios, el articulista procura «reconstruir, para ofrecerlo a nuestros lectores, un cuadro animado y pintoresco de la sociedad oriental a fines del siglo XVIII y principios del XIX».


Por Emilio Roig de Leuchsenring, Historiador de la Ciudad desde 1935 hasta su deceso en 1964 .
( Leer esta información en: sitio web opushabana )
 
Abelardo Estorino: miembro de la Academia Cubana de la Lengua
El nuevo académico que ocupa la letra X es Abelardo Estorino, Premio Nacional de Literatura (1992) y Premio Nacional de Teatro (2002). Su ingreso tuvo lugar en ceremonia realizada en el Centro Histórico.

En la iglesia de San Francisco de Paula, Abelardo Estorino pronunció su discurso de ingreso a la Academia Cubana de la Lengua. Junto a él (de izquierda a derecha), Lisandro Otero, presidente de la Academia, y las académicas Graziella Pogolotti y Margarita Mateo.
Desde esta semana, la Academia Cubana de la Lengua cuenta con un nuevo miembro de número: el escritor y dramaturgo Abelardo Estorino, quien ha pasado a ocupar la letra X entre los académicos cubanos que integran esta Institución.
Estorino leyó su discurso de ingreso la tarde del 6 de noviembre en la iglesia de San Francisco de Paula, en presencia de intelectuales, actores y amigos: Ángel Augier, Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, Reynaldo González, Nuria Gregori, Sergio Valdés Bernal, Ambrosio Fornet, Nancy Morejón, Adria Santana, entre otros.
Al iniciar la ceremonia, el presidente de la Academia, el escritor Lisandro Otero expresó: «Nos reunimos en sección extraordinaria, pública y solemne, para dar ingreso en la Academia Cubana de la Lengua al dramaturgo Abelardo Estorino, Premio Nacional de Literatura y Premio Nacional de Teatro, una de las figuras descollantes del teatro cubano».
Tras destacar los méritos y trayectoria creativa del nuevo miembro, Otero cedió la palabra a la Dra. Graziella Pogolotti, quien tuvo a su cargo el discurso de elogio titulado «Palabras en el espacio». Leído por la también académica Margarita Mateo, el texto de la Dra. Pogolotti constituyó una exégesis vital sobre la obra de Estorino.
Cartel diseñado para la puesta en escena de Morir del cuento, obra teatral dirigida por Alberto Sarraín y estrenada el 26 de enero de 2005 en el Teatro Sauto de Matanzas, con motivo del 80 cumpleaños de Abelardo Estorino.
«Paso a paso, con la imperturbable labor de un artesano, Abelardo Estorino ha ido enhebrando una tapicería de personajes de rasgos bien definidos», resaltó Pogolotti al referirse al Premio Nacional de Literatura (1992) y Premio Nacional de Teatro (2002). La oradora abundó en momentos significativos de este dramaturgo, cuya obra lo acredita entre los más importantes de las tablas cubanas.
En su opinión, la totalidad de la producción de Estorino, en sucesivas vueltas de tuercas, reformula para el espectador de hoy las obsesiones recurrentes de la modernidad. La palabra rescata un tiempo y un espacio ajustados a la medida exacta del ser humano.
Inmediatamente –con serena lectura– hizo gala el nuevo miembro de la Academia de una disertación que discurrió de manera pendular por varios siglos: de las charlas europeas de salón a las tertulias gestadas por Domingo del Monte, de la escena europea a la insular de otros tiempos. Entre la fábula, el análisis y las situaciones históricas el escritor y dramaturgo se adentró por la capacidad y ventajas del diálogo múltiple entre amigos, aquellos que en el contexto cubano sentaron pautas en el orden histórico-cultural.
De la mano de Domingo del Monte destacó cuán necesarias fueron las tertulias delmontinas para una época que gozó del diálogo como posibilidad de construcción y ensueño. En ellas «surgió y se discutió todo lo relacionado con la fundación de la Academia Cubana de Literatura: prohibida, casi al nacer por ser considerada un cenáculo de conspiradores contra el gobierno español», señaló. Primero en Matanzas y más tarde en La Habana, en las tertulias de Del Monte «se trataron asuntos que no podían ventilarse en público. La implacable censura en que vivía la inteligencia cubana resultaba humillante, y sólo en sesiones privadas, se podían discutir cuestiones estéticas de cierto vuelo». El hábito por la
Antología del teatro de Estorino, publicada por la Editorial Letras Cubanas. Este libro obtuvo el Premio de la Crítica 1984.
tertulia pasaría al siglo siguiente, ejemplificado también por Estorino con el caso de Lezama y sus amigos.
«Para nuestros contemporáneos tal vez sería necesario precisar el significado de tertulia: reuniones que ya no tienen lugar con la frecuencia con que sucedían durante el pasado en Cuba en el siglo XIX, y en casos muy raros, en nuestro siglo XXI», acotó Estorino en un momento de su discurso. Quizás, con esta redefinición se entendían inclusive sus razones para valerse de la imaginación e ir al pasado nuestro, cuando en verdad y en grupo, «la inteligencia cubana» era notoria. Así había comenzado Abelardo Estorino sus palabras: «La imaginación, esa posibilidad de crear que afecta al hombre...»
Luego de varios desplazamientos en el tiempo, Estorino dedicó parte de sus análisis al poeta matancero José Jacinto Milanés, figura a que se había acercado antes con la obra La dolorosa historia del amor secreto de Don José Jacinto Milanés, estrenada en 1985.
Milanés fue la trama final para un discurso devenido literatura. Del bardo que era capaz de convertir en arte lo insignificante de la vida cotidiana, Estorino destacó las noticias históricas de quien «es considerado el poeta que alcanza un intenso lirismo con temas de una gran sencillez». Pero, además, se impuso la capacidad del dramaturgo y el escritor.
«Si la imaginación que invoqué en las primeras líneas de este trabajo nos ayuda y queremos entrar desde el fondo de esta sala a un José Jacinto Milanés, que me debe su manera de vestir, la mirada irradiada, sus angustias, sentimientos y temores, pero sobre todo su voz, que nos recitará sus pesadillas como yo se las he dictado», dijo Estorino. Acto seguido cobró vida el poeta Milanés, en primera persona: «Milanés./ Yo soy José Jacinto Milanés, poeta, autor del Conde Alarcos, estrenada en el Teatro de Tacón, elogiada en Madrid. Soy honrado, culto, de una familia intachable, ¿dónde está mi mancha? (...)».
En los minutos finales la sala se colmó de emociones. El discurso de Abelardo Estorino había finalizado como en el teatro: con aplausos.
Redacción Opus Habana
 

Este semanario digital de Opus Habana se complementa con la página web www.opushabana.cu y sus artículos salen publicados en la versión impresa de dicha revista.
Si recibió este semanario a través de otra persona (forward) y quiere suscribirse personalmente,
envíenos un e-mail a la dirección boletin-alta@opus.ohc.cu
Si quiere dejar de recibir este servicio informativo, envíenos un e-mail a la dirección boletin-baja@opus.ohc.cu
En ambos casos el contenido del asunto, así como del cuerpo del mensaje, es irrelevante; puede dejarlos en blanco.

Reciba un saludo del colectivo de la revista Opus Habana (Oficina del Historiador de la Ciudad)
que, dirigida por Eusebio Leal Spengler (Historiador de la Ciudad), integran:

Argel Calcines (Editor general); Celia Maria González (Editor Ejecutivo);
María Grant, Lidia Pedreira, Mileny Zamora Barrabi,
Susell G. Casanueva y Dianet Armenteros Guzmán(Redacción);
Yadira Calzadilla y Lizzett Talavera (Diseño gráfico);
Osmany Romaguera (Programación y Web).

Edificio Santo Domingo.Calle Obispo entre Mercaderes y San Ignacio,La Habana Vieja
Teléfonos: (53) 78669281 / 78639343 / 78660777
E-mail:
redaccion@opus.ohc.cu