Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, clausuró en Cienfuegos la novena edición del Taller nacional de ciudades patrimoniales, el pasado 11 de diciembre. Las mejores experiencias de alianza entre instituciones, organismos concertantes, y las Oficinas del Historiador y Conservador en todo el país, fueron compartidas aquí. La novena edición del taller, mostró estrategias comunes para defender la identidad y cultura nacionales, la conservación de la riqueza artística e histórica.

La Gran Logia Masónica de Cuba celebró este 5 de diciembre el aniversario 158 de su fundación, con una sesión conmemorativa que contó, como eje central, con una conferencia de quien es considerado por los masones un asidero de la organización y sus miembros, el doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana. En su discurso, el también director de la Red de Oficinas del Historiador y el Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba, resaltó la gloriosa historia de la masonería en Cuba, y cómo esta institución representa lo más puro de la personalidad de un hombre y la sociedad en la que se inserta.

Este 27 de noviembre, en la histórica acera del Louvre, donde en 1871 ocurrió una de las manifestaciones de descontento ante la injusticia cometida por el Ejército español contra ocho estudiantes de medicina, se desarrolló el tradicional acto de conmemoración que cada año realiza la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Ante la presencia de jóvenes de la Facultad de Ciencias Médicas, una representación de la Asociación Canaria de Cuba, trabajadores de diferentes instituciones del Centro Histórico habanero, y público en general congregado en el acto, el Doctor Félix Julio Alfonso, vicedecano del Colegio universitario de San Gerónimo de donde fueron discípulos aquel grupo de estudiantes de medicina injustamente condenados, recordó los sucesos.

En el centro geográfico de La Habana se encuentra la manzana 148, delimitada por las calles Teniente Rey, Habana, Muralla y Compostela. Ese fue el sitio escogido para construir el Centro de Referencia de los Adolescentes en La Habana Vieja, un espacio para su desarrollo social e integral dentro del ambiente en que viven. Este 20 de noviembre, Día Mundial de los Niños, cientos de adolescentes descubrieron por primera vez el centro, que se ha podido levantar con el financiamiento de la Unión Europea, y el trabajo constante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.