El Premio Nacional de Patrimonio Cultural 2015 fue entregado al arquitecto Daniel Taboada Espiniella el lunes 22 de febrero, en la Basílica Menor de San Francisco de Asís, durante la inauguración de las XIII Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula 2016.

«Estoy profundamente emocionado al recibir el Premio Nacional de Patrimonio Cultural como reconocimiento a la labor desempeñada en la salvaguarda de los valores patrimoniales del Centro Histórico habanero, así como de otras edificaciones de excepcional carácter en diferentes provincias de nuestra nación», expresó Taboada en la ceremonia de inauguración de las XIII Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula 2016.

El Premio Nacional de Patrimonio Cultural 2015, en su cuarta edición, fue entregado al arquitecto Daniel Taboada en la tarde noche del lunes 22 de febrero, en la Basílica Menor de San Francisco de Asís. En el acto de inauguración de las XIII Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula 2016, la presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Gladys Collazo y la directora adjunta de la Oficina del Historiador de La Habana Perla Rosales, entregaron el certificado que acredita la decisión del jurado que, integrado por el Historiador de la Ciudad Eusebio Leal Spengler, María Dolores Ortiz y el también destacado arquitecto José Linares, con fallo unánime de fecha 11 de diciembre de 2015, decidieron concederle el referido galardón por la obra de la vida a Taboada Espiniella.
«Estoy profundamente emocionado al recibir el Premio Nacional de Patrimonio Cultural como reconocimiento a la labor desempeñada en la salvaguarda de los valores patrimoniales del Centro Histórico habanero, así como de otras edificaciones de excepcional carácter en diferentes provincias de nuestra nación (Teatro Sauto, Fuerte El Morrillo, «Castillo» de Jagua y Mausoleo a los Mártires del 5 de Septiembre). Tengo la dicha de compartirlo con mis familiares, amigos, especialistas y profesionales de la arquitectura, el urbanismo y otras disciplinas afines que hoy se han dado cita en la sala de la Basílica Menor de San Francisco de Asís, pero deseo dedicarlo con entera gratitud, en primer lugar, a Eusebio Leal Spengler, artífice de la magna obra de La Habana Vieja; también a quien sembrara en mi la primera semilla de la Historia de la Arquitectura, el insigne profesor Joaquín Weiss; y a mi entrañable maestra, por quien siento una singular empatía natural, María Dolores Ortiz», expresó Daniel Taboada, al tiempo que extendía una rosa roja a la citada catedrática universitaria, así como a la viuda del desaparecido arquitecto Mario Coyula.
Minutos antes, Daniel Taboada había sido merecedor, además, de la medalla honorífica del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, otorgada en la persona de su coordinador asistente, el Dr. Félix Julio Alfonso López, quien en emotivo discurso realizó una alegoría entre el personaje bíblico de Daniel y «Nuestro Daniel», «ambos hombres sabios y rectos, el último un paradigma en la preservación del patrimonio cultural nacional».
Tras el merecido reconocimiento, el propio Daniel Taboada, director titular de la Cátedra de Arquitectura Vernácula Gonzalo de Cárdenas, pronunció las palabras de inauguración de las XIII Jornadas Técnicas, que como es habitual, en los últimos años han estado dedicadas a homenajear los cinco siglos de las primeras siete villas fundacionales de la Mayor de las Antillas, a las que, en esta ocasión, se suma San Juan de los Remedios. La especialista e historiadora de esa ciudad, María Victoria Fabregat recibió de manos del titular de la Cátedra una placa de reconocimiento por el quinto centenario de la villa, que rememora el acto fundacional bajo la tutela de Vasco Porcallo de Figueroa en el siglo XVI y la declaración de su Centro Histórico como Monumento Nacional.
La velada concluyó con la presentación de un concierto a cargo del quinteto de viento Ventus Habana, que dirige la maestra Alina Blanco, no sin antes quedar oficialmente inauguradas las XIII Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula y tres exposiciones de fotografía, la primera de ellas dedicada a las bellezas edilicias de Remedios (a disposición de los interesados en el patio de la empresa Restaura, en Obispo y Obrapía), mientras las dos restantes —expuestas en la sala de conferencias de la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena— se nutren de las instantáneas que participaron en el concurso para los profesionales y aficionados del lente que cada año convoca el evento.
Las XIII Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula 2016 contaron con tres sesiones científicas efectuadas entre los días 23 y 25 de febrero en la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena. Arquitectos, urbanistas, historiadores y conservadores de Villa Clara, Santiago de Cuba, Sancti Spíritus, Isla de la Juventud, Pinar del Río y La Habana intercambiaron ideas y modelos de gestión encaminados a la preservación del patrimonio vernáculo de la nación. Coincidieron también en la necesidad de establecer criterios claros y de fácil aplicación para determinar y clasificar cuáles manifestaciones o exponentes arquitectónicos son dignos de ser considerados como referentes vernáculos y portadores de una tradición popular autóctona o heredada del mestizaje cultural que caracteriza el proceso formativo de la cultura cubana.
Resaltaron las conferencias y las comunicaciones referidas a los valores vernáculos emergentes y en peligro de comunidades, pueblos y caseríos de larga historia como los habaneros Regla, Casablanca, Cerro, Vedado, Bejucal y el cementerio chino del Mariel; así como de Puerto Boniato en Santiago de Cuba, Viñales en Pinar del Río y comunidades de la Isla de la Juventud y de la propia San Juan de los Remedios.
La defensa de la tradición constructiva del bohío y su concepción espacial en servicio de quienes lo habitan ha constituido uno de los principales propósitos de las Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula. «Entender al bohío no solo como tipología constructiva sino también como herencia e identidad cubanas es pilar fundamental».
La vocación es extensiva a la conservación de lo autóctono y lo vernáculo, estrechamente vinculados a la arquitectura realizada con materiales propios de un sitio o una región, cuyos saberes anónimos son transmitidos de forma oral de una generación a otra y cuyo resultado, bien sea el bohío, la casa de curar tabaco, el ranchón, el vara en tierra…, es celebrado por la comunidad en una fiesta popular, donde afloran otros valores vernáculos como el arte culinario, la música, los bailes y el espíritu de diálogo ante los eventos climatológicos tropicales, en particular el ciclón y su halo destructivo, desafío natural que tras su paso impone el nacimiento de un nuevo ciclo sobre la base de la tradición vernácula.
En concordancia con los propósitos de la Oficina del Historiador de La Habana y del Patronato de la Fundación Diego de Sagredo, la Cátedra Gonzalo de Cárdenas apoya la promoción, difusión e investigación de la arquitectura vernácula cubana, caribeña, americana y del Viejo Continente, al tiempo que fomenta sus valores tradicionales con la celebración de congresos, encuentros, jornadas, cursos, seminarios, conferencias, talleres, exposiciones y concursos, sin obviar el papel decisivo que desempeñan los medios de comunicación en la conciencia y cultura ciudadanas, en el empeño de conservar los valores históricos, arquitectónicos y urbanísticos que constituyen el patrimonio edificado de los sitios y centros urbanos.

Arriba, Daniel Taboada recibe el Premio Nacional de Patrimonio Cultural. Le acompañan la presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Gladys Collazo (a la derecha) y la directora adjunta de la Oficina del Historiador Perla Rosales (a la izquierda). Debajo, a la izquierda, Taboada muestra la medalla honorífica otorgada por el Colegio San Gerónimo. Sobre estas líneas, sala de conferencias de la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena, donde sesionaron las jornadas científicas de esta edición de Arquitectura Vernácula.

Fernando Padilla González
email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Opus Habana

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar