En el patio central del Palacio de Lombillo conviven plantas, pajarillos y otras especies, los cuales llegan a sorprender a los visitantes, que no esperan encontrar, en el mismo centro de la Habana Vieja, un intento de retiro ecológico.
 Las paredes de la galería del Palacio de Lombillo han sido las elegidas esta vez por Miguel Florido para exhibir algunas de las obras que lo ratifican como una revelación de la plástica cubana contemporánea.
 Con Adán y Eva, un cóctel preparado a base de Habana Club 7 años y jugo de manzanas verdes, el cantinero cubano Jorge Serrano Rivero ganó la Copa Mundial de Coctelería 2003 que otorga la Asociación Internacional de Cantineros (IBA) en el estilo clásico.
 Convertida en una gran instalación, la Sala Transitoria del Museo de la Ciudad acogió en la tarde del jueves 20 de noviembre la exposición «Perfumes y objetos Habana 1791», de la multifacética artista Zaida del Río.