«Pintura posmedieval cubana» fue el título que, durante la VII Bienal de La Habana, anunció la exposición en el Convento de San Francisco de Asís de las obras de diez creadores, cuyo quehacer pictórico responde a una tendencia definida dentro de la plástica cubana contemporánea y que con esa muestra sale a la palestra pública.
 Compuesta por una serie de hormas de zapatos recreadas por catorce artistas cubanos y diez españoles, la exposición «Transfhorma» permaneció durante un mes en la galería de la Casa de la pintora venezolana Carmen Montilla Tinoco, en la calle Oficios.