Este surrealista, soñador irrefrenable, ha creado un imaginario propio que integra elementos del paisaje, personajes antropomorfos con caracteres sexuales definidos, figuras pulcramente delineadas, formas geométricas, componentes mitológicos... entre otros rasgos que lo definen.

Intrínseca a la noción de cubanía, la palma real (Roystonea regia) ejemplifica cómo las identidades colectivas suelen moldearse de acuerdo a circunstancias históricas que pueden estar imbricadas en las experiencias paisajísticas. en el caso cubano, esto significa el protagonismo del entorno campestre como espacio de actuación durante su gesta emancipadora.

«Una de las muy pocas labores que en esta época de crisis de los parlamentos realiza nuestro Senado, es la labor trascendentalísima de conceder autorización para usar títulos y condecoraciones a los ciudadanos de la República, y discúlpeseme si uso todavía ambas palabras para designar a nuestra ínsula y sus insularidades», refiere el articulista, bajo el seudónimo de El curioso parlanchín.
Por: Emilio Roig de Leuchsenring

 

Y es el caso que el autor de este artículo, fiel y curioso observador de nuestras costumbres, tanto antiguas como contemporáneas, había, en vano, durante largos años —los mejores ¡ay! de su ya ida juventud— tratado de descubrir, ora revolviendo apolillados infolios, ora estudiando directamente hombres y mujeres de todos los pueblos y regiones de la tierra, para qué servía el matrimonio; pues la solución de ese problema era, a su juicio, el punto de apoyo indispensable y único sobre el que debían basarse las reformas y transformaciones necesarias demandadas, desde tiempo atrás, por nuestra sociedad.