Con una espectacular fusión de escultura, agua y luz, renace la fuente de la plaza vieja. La soberbia blancura del mármol de carrara iluminará a partir de ahora la rehabilitación del entorno.