En esta ocasión el articulista nos comenta:«Una de las cosas que más llama la atención en nuestra capital al extranjero que la visita, es el exhibicionismo exagerado que ofrecen las casas mortuorias o de pompas fúnebres».

En esta estampa Roig hace referencia a las características de aquellas personas que por no poseer título alguno –profesional, pontificio o arisocrático– eran denominados por los cronistas sociales con fórmulas tan impersonales como el conocido joven.

En esta ocasión, el articulista nos comenta: «Gorón, el famoso jefe de policía de París, considera en sus Memorias, al hablarnos sobre la estafa por medio del matrimonio, la correspondencia secreta de los periódicos, como el procedimiento más usual que se emplea para cometer esta clase de delitos».

En esta ocasión, el articulista nos comenta: «Los cubanos odiamos a los árboles y a las flores, con odio inconsciente y estúpido, solo comparable al del niño de uno a dos años que destruye sus juguetes, por hacer algo, ni siquiera para averiguar que tienen en su interior».