En esta ocasión, el articulista afirma: «En mi anterior artículo traté de ofrecer a los lectores una pintura, lo más acabada posible, de los picapleitos, jueces y escribanos de antaño. Al lado de estos fariseos de la curia existió también otro tipo —el anverso de la medalla— genuinamente cubano, y desaparecido ya casi por completo: el abogado de familias».

 En esta ocasión, el articulista afirma: «La Habana está tan desacreditada la fé pública y privada que basta que cualquier atrevido papelista se empeñe en eludir los contratos más autorizados para que queden sin efecto, pues para todo encuentran evasiones legales...»

 En esta ocasión, el articulista nos presenta un segundo trabajo sobre los diferentes tipos de simuladores existentes en la sociedad. «Desde luego que en la carrera hay diversas especialidades: guapos políticos, literarios, de sociedad, etc., etc., que aunque tienen caracteres distintivos, no difieren, en lo esencial, del tipo patrón ya pintado».
Por: Emilio Roig de Leuchsenring

 En esta ocasión, el articulista nos cuenta: «No he pretendido hacer un estudio científico ni psicológico de los simuladores. Sólo presento unas cuantas variedades y tipos criollos de ese curioso grupo de la especie humana que en su lucha por la vida, o por los garbanzos, según diría un filósofo de bodega, ha adoptado como lema y bandera el engaño y el fraude».